1. >Blog
  2. >¡Malos olores en la cocina!

¿Cómo deshacerse de los malos olores en la cocina?

En la cocina preparamos platos deliciosos, nos reunimos para comer y pasamos buenos momentos, pero también puede convertirse en una fábrica de malos olores. Contra los diferentes olores que provienen de los fogones y de otras partes de la cocina, te ofrecemos algunos trucos naturales y 100% saludables, y así conseguir un aire puro y agradable.

En la cocina

¿Has cocido coliflor o has frito calabacín? La comida seguro que está riquísima, pero el olor al cocinarlos no resulta tan agradable... Empieza limpiando la estancia y abriendo algunas ventanas. Si hace mucho frío o el olor no acaba de irse, hierve un poco de vinagre en un cazo sin tapar durante varios minutos. Si no te agrada la acidez del vinagre, sustituye por agua o zumo de piña con algunas hierbas (tomillo, romero, un palito de canela, clavo, cáscara de naranja seca...).

En el frigorífico

Amantes del queso y del melón: ¡no renunciéis a vuestros placeres «olorosos»! Para tener un frigorífico limpio, haz una limpieza completa de vez en cuando. Pero para mantenerlo diariamente, coloca absorbeolores y neutralizadores de olores en las baldas, como bicarbonato o posos de café en un plato pequeño (que debes renovar periódicamente), e incluso medio limón con clavos.

En el microondas

Si un olor potente se resiste a abandonar el microondas, calienta un poco de zumo de limón dentro del propio electrodoméstico entre 30 segundos y 1 minuto. También puedes usar un cuenco con agua y algunas gotas de aceite esencial (limón, lavanda, eucalipto, árbol de té...), pero siempre respetando las medidas de prevención necesarias.

En el fregadero

A veces, el mal olor proviene del fregadero. ¿Quieres una solución barata, eficaz y sin recurrir a productos químicos? ¡Pues no tires los posos del café a la basura! Colócalos sobre el desagüe y vierte bastante agua hirviendo poco a poco por encima.

 

En la basura

Si el cubo de la basura huele mal, lo primero (y lo más correcto) que debes hacer es limpiar el cubo bien y dejar que se seque al aire. Para prevenir los malos olores, puedes añadir bicarbonato en el fondo antes de colocar una bolsa nueva. Otra idea: algodones mojados en aceite esencial. ¡Y ya puedes respirar tranquilo!

Síguenos