1. >Blog
  2. >Envases totalmente mejorados

Aluminio, cartón, papel, bolsa de plástico, frasco, caja o botella de plástico o vidrio: no solemos prestar mucha atención a los envases que protegen los alimentos que compramos, hasta que llega el momento de deshacerse de ellos. Reducir los residuos también depende de su origen, y por eso queremos contarte cómo tratamos de reducir el impacto de nuestros envases sobre el medio ambiente.

 

¿Qué es un buen envase?

Lo primero que le pedimos a un envase es que proteja el producto que contiene. Debe protegerlo desde una perspectiva higiénica (que evite los riesgos microbiológicos y químicos) y debe evitar los golpes y favorecer su almacenamiento a largo plazo.El producto debe llegar a nuestra casa en perfectas condiciones, incluso tras el transporte desde la fábrica al supermercado, y de nuestro carrito a nuestra despensa. «No solemos pararnos a pensar en el verdadero objetivo de los envases», afirma Charlene G., responsable de proyectos de desarrollo e innovación de envases en Bonduelle, cuya misión también incluye mejorar los envases en sus aspectos técnicos y medioambientales.

Un buen envase también debe ser práctico en nuestros hogares (apertura fácil, mecanismo de cierre muy bien pensado, etc.) y debe ser reconocible en las estanterías del supermercado (con su logotipo, la lista de ingredientes y todas las menciones legales). «El envase es el primer contacto con la marca», explica Charlene. Un buen envase debe ofrecer, principalmente, protección, practicidad e información sobre el producto que contiene.

«Hoy en día, un buen envase además es el que tiene en cuenta la reducción de su impacto medioambiental en la mayor medida posible. Se trata de reducir de varias formas los residuos en origen: elección de materiales, reducción del peso, uso de materiales reciclados y reciclables. De esta forma, estamos alineados con la economía circular», continúa Charlene. Un envase ecológico tiene que seguir cumpliendo con su finalidad principal sin olvidar su impacto en el medio ambiente.

Reducir el impacto medioambiental de los envases

«En Bonduelle, el 100% de nuestros proyectos de envasado se centran en la sostenibilidad», explica Charlene G. «Nuestro objetivo es que, en 2025, el 100% de nuestros envases sean reciclables ¡Y eso está a la vuelta de la esquina!». Un envase creado a partir de un solo material (como el cartón, sin cubierta de plástico) mejora su reciclabilidad. De ahí que hayamos tomado decisiones tecnológicas que favorecen el reciclaje.

 

En nuestras conservas, desde abril 2021, hemos sustituido el plástico que cubre nuestros packs de latas de 2 y 3 unidades por cartón 100% reciclable y con material 50% de origen reciclado. Utilizamos tinta vegetal para imprimir y un pegamento fácil de eliminar, que facilita el reciclaje. El nuevo envase cuenta con el certificado FSC que garantiza que los materiales para fabricar el cartón provienen de bosques gestionados de manera sostenible. Con este cambio, dejaremos de utilizar 170T de plástico al año en Europa. Para saber más sobre este cambio puedes visitar https://cuidarelplaneta.bonduelle.es/

Este paso es uno más en el camino que llevamos recorriendo desde hace años al proponer envases reciclables como las latas de aluminio y reutilizables como los frascos de vidrio. Estamos alineados con nuestros compromisos con el futuro del planeta y con nuestra misión de inspirar la transición hacia una alimentación vegetal para contribuir al bienestar de las personas y a la salud del planeta.

Y una vez abierto el envase, todos podemos hacer algo para proteger los alimentos de una forma sostenible e higiénica, como colocarlos dentro un recipiente al vacío o cubrirlos con papel encerado, como sustituto del papel film. 

En Bonduelle, seguimos trabajando en proyectos para que en 2025 podamos ofrecer nuevas propuestas para que los envases de nuestros vegetales sean más reciclables y sostenibles.

Síguenos