Pepino

El pepino es una hortaliza en forma de fruto que se encuentra especialmente en el verano. Se suele utilizar en ensaladas aunque aumenta el consumo de pepinillos en vinagre.

Denominación

Se conoce con el nombre común de Pepino, Pepinos de ensalada, Cohombro, Alpicoz, pero su nombre científico o latino es Cucumis sativus. Pertenece a la familia botánica de las Cucurbitáceas, entre las que también se encuentran la calabaza y el calabacín.

Origen

El pepino es originario de las regiones tropicales del sur de Asia. Ha sido cultivado en la India desde hace más de 3.000 años. De la India se extendió a Grecia y de ahí a Roma y posteriormente se introdujo en China.

El cultivo de pepino fue difundido por los romanos en otras partes de Europa, incluso aparecen registros de este cultivo en Francia en el siglo IX, en Inglaterra en el siglo XIV y en Norteamérica a mediados del siglo XVI.

Variedades

  • Pepino corto y pepinillo: es el pepino también denominado “tipo español”. Son variedades de fruto pequeño, con una longitud máxima de 15 cm, de piel verde y rayada de amarillo o blanco. Se utilizan para consumo en fresco o para encurtido (recolectándolos más pequeños).
  • Pepino medio largo: se llama también “tipo francés”. Sus variedades son de longitud media (20-25 cm). Se diferencian las variedades cuyos frutos tiene espinas y las de piel lisa o minipepinos (similares al “tipo Almería”, pero más cortos).
  • Pepino largo: también llamado “tipo holandés”. Es una variedad cuyos frutos superan los 25 cm de longitud y de piel lisa, más o menos asurcada. El tamaño de las hojas es mucho más grande.

¿Qué aspecto tiene?

  • Color: el pepino se caracteriza por su color verde oscuro y brillante que suele aclarar ligeramente en los extremos, mientras que la pulpa el blanca, amarillenta o verdosa.
  • Forma: la forma del pepino es alargada y redondeada en los extremos.
  • Tamaño: dependiendo de la variedad miden de 15 a 25 cm.
  • Peso: el peso del pepino depende de la variedad a la que nos refiramos, desde los 30 a los 200g.
  • Sabor: en muchas ocasiones puede resultar algo insípido, incluso amargo por estar demasiado inmaduro.

Modo de preparación y empleo

  • Crudo: es la forma ideal de consumir el pepino, especialmente en ensaladas, pero siempre teniendo en cuenta que debe ser masticado a conciencia, especialmente si es un ejemplar muy inmaduro ya que de lo contrario puede resultar indigesto.
  • Cocinado: puede cocerse junto a otras hortalizas, se puede presentar gratinado al horno, en sopas…
  • En vinagre: para esta preparación se utilizan los llamados pepinillos,que son la variedad de pepino más pequeña.

¿Cuándo lo encontramos y en qué condiciones?

El pepino es una hortaliza que encontraremos casi exclusivamente en los meses de verano.

Encontraremos cultivos de pepinos en aquellos climas en los que las temperaturas del día oscilen entre 20ºC y 30ºC. Por encima de los 30ºC y por debajo de los 17 ºC se observan malformaciones y mala producción y por debajo de 1 ºC se hielan.

El mejor ejemplar y su conservación

La calidad del pepino fresco se basa principalmente en la forma (uniforme), en la firmeza, en el color verde oscuro y brillante de la piel, el tamaño acorde con la variedad y la ausencia de defectos de crecimiento o manejo, pudriciones y amarillamiento.

Deben ingerirse cuanto antes y almacenarse en refrigeración. El pepino no debe almacenarse durante más de dos semanas ya que pierde cualidades sensoriales y nutritivas rápidamente.

Características nutritivas

El pepino es una hortaliza con un valor energético muy reducido que apenas suele llegar a aportar 12 kcal/100g, lo que le sitúa entre los alimentos con menor aporte energético. Hablamos de una hortaliza con un contenido en agua muy elevado (95%). Su contenido en hidratos de carbono es moderado (1,9%), siendo apreciable su contenido en fibra (1%). Contiene cierta cantidad de proteínas (0,7%) y cantidades casi inapreciables de grasa (0,2%).

Minerales: es de destacar el elevado contenido en potasio, siendo éste el que se encuentra en mayor proporción en el pepino. Pero además podemos citar otros minerales que se encuentran en cantidades muy importantes, casi tanto como el potasio: magnesio, hierro, calcio y fósforo. Y cinc aunque en mucha menor proporción.

Vitaminas: en cuanto al aporte de vitaminas, el pepino contiene cantidades muy importantes de vitamina C y folatos, siendo estas dos vitaminas las que se encuentran en mayor proporción. Pero además contiene cantidades menores pero significativas de vitaminas B1, B2, niacina, B6, vitamina E y A.

¿En qué puede ayudarnos?

Al pepino se le han atribuido durante siglos ciertas propiedades beneficiosas, pero se caracteriza especialmente por su capacidad refrescante, especialmente apetecible en verano. Algunas de las propiedades beneficiosas más destacables del pepino son:

  • Alcanizante: el pepino tiene una acción neutralizante sobre aquellas sustancias de desecho ácidas que se producen en el organismo como consecuencia del mantenimiento de una alimentación rica en productos de origen animal.
  • Depurativo: facilita la eliminación por vía urinaria y dérmica de sustancias de desecho del organismo que circulan por sangre.
  • Laxante: debido a su elevado contenido en agua y fibra, el pepino es una hortaliza con una importante acción laxante.
  • Diurético: el pepino basa su acción diurética en su capacidad de aumentar la producción de orina en los riñones.
  • Patologías cutáneas y estética: no es difícil imaginarse una cara llena de rodajas de pepino, es una imagen que todos tenemos en la cabeza. Aunque parezca mentira el pepino es una de las hortalizas que mejor efecto pueden tener sobre nuestra piel. Se suelen aplicar rodajas de pepino fresco sobre la cara mejorando así el estado general de la piel.
  • Obesidad y diabetes: al contener una cantidad prácticamente inapreciable de calorías y de hidratos de carbono, el pepino es un alimento que no debemos olvidar en la dieta para el tratamiento de obesidad y diabetes.
  • Exceso de ácido úrico: al facilitar la eliminación de sustancias de desecho, facilita también la eliminación de ácido úrico, por lo que su utilización puede ser beneficiosa en aquellos individuos que tengan exceso de ácido úrico.

¿Y si nos pasamos?

Por el momento no se conocen efectos tóxicos derivados de un consumo excesivo de pepinos. Aun así, no debemos olvidar que todo debe utilizarse con cierta medida, y que una dieta equilibrada no es sólo la que aporte todos y cada uno de los nutrientes, sino que además debe ser variada en cuanto a los alimentos que formen parte de ella. Además, el pepino es algo indigesto, teniendo en cuenta que normalmente se consumen inmaduros, y puede causar molestias a aquellos individuos que tienen patologías digestivas como las dispepsias.

¿Y qué más?

Para evitar lo más posible este efecto indigesto de los pepinos, es conveniente masticarlos bien y evitar aquellos que tengan gusto amargo por estar demasiado inmaduros.