Hinojo

El hinojo es una hortaliza de suave textura y peculiar aroma que actualmente se considera una verdura selecta.

Denominación

Se conoce con el nombre común de hinojo, pero su nombre científico o latino es Foeniculum vulgare. Pertenece a la familia de las Umbelíferas, entre las que también se encuentran el apio, la zanahoria y el perifollo.

Origen

Se tiene constancia de la utilización del hinojo en el antiguo Egipto. Se utilizaba como alimento, pero especialmente como planta medicinal cuya utilización fue extendiéndose junto con el imperio romano llegando a los países de la cuenca mediterránea. Su utilización fue creciendo hasta la Edad Media, cuando sus propiedades y consumo se expandieron al resto de Europa. Posteriormente los españoles divulgaron su utilización a los nuevos territorios de América. Por lo tanto el hinojo actualmente se consume en todo el mundo.

Variedades

  • Hinojo de Florencia o hinojo dulce: es la variedad de hinojo que más se cultiva en la cuenca mediterránea, especialmente en primavera.
  • Hinojo Armo: de bulbo grueso y blanco.
  • Hinojo Carmo: de bulbo redondo, liso y blanco.
  • Hinojo Pollux: redondo y de gran tamaño.
  • Hinojo Genio: es de tamaño medio y se caracteriza por un bulbo redondo y firme.

¿Qué aspecto tiene?

  • Color: el bulbo es de color blanquecino, el tallo verde claro y las hojas de color verde brillante.
  • Forma: del hinojo se consume el bulbo que puede ser redondo, alargado u ovalado, aunque por lo general se prefieren los bulbos redondos.
  • Tamaño: el bulbo de hinojo suele tener un diámetro de 10- 15cm, aunque la planta puede llegar a medir hasta 1m de altura.
  • Peso: el peso de un bulbo de hinojo depende de la variedad del mismo y de lo compacto que sea.
  • Sabor: el sabor es muy parecido al del apio, pero algo más intenso.

Modo de preparación y empleo

  • Crudo: resulta apetitoso tomar los bulbos frescos en ensalada, aliñados con aceite y limón.
  • Cocinado: pueden cocinarse al vapor o hervidos como el resto de hortalizas. Combina muy bien con la patata y le podemos añadir bechamel o queso fundido

¿Cuándo lo encontramos y en qué condiciones?

Comenzaremos a encontrar hinojo a finales de otoño, invierno y primavera. Es una planta que no soporta bien el exceso de calor, por lo que en verano será extraño encontrar ejemplares de hinojo de calidad.

El mejor ejemplar y su conservación

El ejemplar de hinojo de mayor calidad será aquel cuyo bulbo sea blanquecino, grueso, redondeado y compacto, su tallo firme y sus hojas de color verde brillante.

Se debe conservar en el frigorífico en envase de plástico perforado o papel hasta que sea consumido.

Características nutritivas

El hinojo es una hortaliza con un valor energético escaso que apenas puede llegar a aportar hasta 31 kcal/100g. Hablamos de una hortaliza con un contenido en agua importante, al igual que la mayoría de hortalizas (90%). Su contenido en hidratos de carbono es considerable (4,19%), siendo muy destacable su contenido en fibra (3,1%). Contiene cierta cantidad de proteínas 1,24% y cantidades casi inapreciables de grasa (0,2%).

Minerales: es de destacar el elevado contenido en potasio, siendo éste el que se encuentra en mayor proporción en el hinojo. Pero además podemos citar otros minerales que se encuentran en cantidades muy importantes, casi tanto como el potasio: magnesio, hierro, calcio y fósforo.

Vitaminas: en cuanto al aporte de vitaminas, el hinojo es una de las hortalizas con mayor contenido en vitamina C, siempre y cuando se consuma fresco. Por otra parte destaca la gran cantidad de ácido fólico que pueden llegar a contener. Y además de las anteriores contiene vitaminas B1, B2, niacina, B6, y vitamina A.

¿En qué puede ayudarnos?

El hinojo forma parte de nuestra alimentación desde hace siglos, precisamente por su conocida acción medicinal. Algunas de estas propiedades medicinales atribuidas al hinojo son:

  • Dispepsia (malas digestiones): presenta una potente acción tonificante de los procesos digestivos. Se recomienda especialmente en la indigestión, la pesadez de estómago, la falta de apetito y la flatulencia.
  • Estreñimiento: está indicado en aquellos individuos que sufren estreñimiento debido a una deficiente motilidad del intestino.
  • Hipocolesterolemiante: presenta cantidades importantes de vitamina C, ácido oleico, calcio y magnesio, reduciendo los niveles de colesterol en sangre, previniendo así el desarrollo de enfermedades cardiovasculares.
  • Antioxidante: por su elevado contenido en vitaminas, especialmente la vitamina C, y ciertos aminoácidos, el hinojo puede considerarse uno de los mejores antioxidantes.
  • Diurético: debido a su composición tiene la capacidad de facilitar la producción de orina.

¿Y si nos pasamos?

Es especialmente problemático si se toma en grandes dosis el aceite esencial de hinojo, pudiendo producir cierto efecto narcotizante y problemas, respiratorios, alucinaciones, convulsiones y arritmias cardíacas.

Además por su elevado contenido en yodo, se recomienda restringir su consumo en caso de hipertiroidismo.

¿Y qué más?

Es una planta con un elevado contenido en aceites esenciales, lo que le hace idóneo para la extracción de materias básicas que posteriormente se utilizan en la industria en la realización de perfumes o medicamentos.