ficha-brocoli

Brócoli

El brócoli es una hortaliza muy parecida a la coliflor. Se le conocen diversos nombres.

Denominación

Se conoce con el nombre de Brécoles, Brócoli, Bróculi, Brécol. Aunque su nombre científico o latino es Brassica oleracea var. italica. Pertenece a la familia de las Crucíferas al igual que la col, col de Bruselas, coliflor, nabo, berro y rábano.

Origen

Su origen parece que está ubicado en los países bañados por el Mediterráneo oriental, en concreto en Oriente Próximo (Península de Anatolia, Líbano, Siria, etc.).

Variedades

  • Precoces o tempranas: se recolectan en menos de 90 días tras su siembra. Son: Topper, Clipper, Coaster, Azul de Santa Teresa, San Andrés.
  • De media estación: se cosechan entre 90 y 110 días tras su siembra. Son: Rosado de San Antonio, Llucat, Toro.
  • Tardías: tardan más de 110 días en lograr el desarrollo adecuado. Son: San José, Verde tardío, San Isidro, Angers, Mammouth, Walcheren de invierno, Roscoff.

¿Qué aspecto tiene?

  • Color: existen diversas variedades de las que va a depender el color de la hortaliza, aunque por lo general podemos decir que el tallo será verde y los extremos de la flor verde azulado.
  • Forma: el brócoli tiene una forma un tanto desproporcionada, ya que la flor es la parte más grande de la planta y es lo que se come. Éstas flores comestibles forman una cabeza irregular y abierta, no tan compacta como en el caso de la coliflor.
  • Tamaño: en condiciones óptimas de desarrollo puede llegar a tener un diámetro de unos 20cm.
  • Peso: suelen pesar de 0,5 a 2kg.
  • Sabor: es muy parecido al de la coliflor.

¿Cuándo lo encontramos y en qué condiciones?

Encontraremos en brócoli especialmente en invierno y primavera, ya que se desarrolla mejor en las estaciones frescas del año.

Actualmente existen nuevas variedades de brócoli resistentes al calor, que permiten producir brócoli a temperaturas elevadas pero no extremas.

El mejor ejemplar y su conservación.

El mejor ejemplar de brócoli será aquel que tenga los racimos compactos, pequeños y con el tallo firme. Un brócoli de mala calidad sería aquel que tuviera las flores abiertas, estuvieran blandos o tuvieran las flores amarillentas.

El brócoli se almacena sin lavarlo, en una bolsa de plástico perforada. Podemos almacenarlo (siempre que esté fresco) de 3 a 5 días en el refrigerador. Aunque la congelación es la mejor manera de conservar en óptimas condiciones el brócoli durante un periodo de tiempo más largo. Antes de congelarlo es preciso hervirlo.

Características nutritivas

El brócoli es una hortaliza con un valor energético muy bajo, que ronda las 28 kcal/100g. Tiene unas características nutritivas muy importantes, ya que, como vamos a ver, aunque su contenido en lípidos e hidratos de carbono no sea muy elevado, sí lo es el de minerales y vitaminas. Su contenido en agua es ronda el 90% del peso total. Apenas contiene grasa (0,35%) e hidratos de carbono (2,24%), pero sí contiene cantidades destacables de proteínas (3%).

Minerales: de su contenido mineral destacaremos el potasio por ser el que se encuentra en mayor proporción. Pero además podemos citar otros minerales que se encuentran en cantidades muy importantes, casi tanto como el potasio, y que son vitales para el correcto funcionamiento del organismo: calcio, fósforo, magnesio, hierro y cinc.

Vitaminas: en cuanto al aporte de vitaminas, vamos a encontrarnos cantidades significativas de todas, excepto de vitamina B12, que sólo se encuentra en los alimentos de origen animal. Destacamos la vitamina C que es la que se encuentra en mayor proporción seguida del ácido fólico, la vitamina E y la vitamina A, aunque también encontramos cantidades destacables de vitaminas B1, B2, niacina y B6.

Además, contiene sustancias sulfuradas que le proporcionan el sabor y el olor característico y ciertas propiedades beneficiosas para la salud.

¿En qué puede ayudarnos?

El brócoli no es un alimento que tenga larga tradición de alimento o planta medicinal. Pero en los últimos años se ha estudiado por sus posibles efectos beneficiosos sobre la salud, como son:

  • Cardiosaludable: su contenido en ácidos grasos saturados y socio en prácticamente nulo. Contiene en cantidades muy importantes potasio, lo que favorece la diuresis. Por ello su consumo se recomienda en caso de arteriosclerosis e hipertensión arterial.
  • Obesidad y diabetes: se trata de una hortaliza con un contenido en azúcares casi insignificante y un aporte energético realmente bajo, por lo que es especialmente apto para diabéticos y obesos.
  • Anticancerígeno: numerosas investigaciones han corroborado el potente efecto anticancerígeno del brócoli. Esto se debe a su contenido en vitamina A y otras sustancias llamadas fitoquímicas que prvienen el desarrollo de diversos tipos de cáncer.

¿Y si nos pasamos?

Por el momento no se conocen efectos tóxicos derivados de un consumo excesivo de brócoli. Aun así, no debemos olvidar que todo debe utilizarse con cierta medida, y que una dieta equilibrada no es sólo la que aporte todos y cada uno de los nutrientes, sino que además debe ser variada en cuanto a los alimentos que formen parte de ella.

¿Y qué más?

Cada vez se consume más brócoli que coliflor, lo que seguramente se deba a que el brócoli es menos flatulento que la coliflor y tiene un sabor más agradable.

Modo de preparación y empleo

  • Crudo: El brócoli se puede comer crudo o ligeramente hervido en ensalada. Queda muy sabroso y de esta forma se asemeja ligeramente a los espárragos.
  • Cocinado:es como normalmente se come el brócoli. En este caso es necesario que no cueza en exceso para que permanezca la mayor cantidad posible de nutritntes en el alimento. Para cocinar el brócoli hay que seguir los siguientes pasos:
    • Limpiar y pelar el tallo ya que contiene mucha fibra.
    • Cortar los grupos de flores en pedazos uniformes para cocinar.

No debe estar demasiado hecho, ya que si pasa demasiado tiempo soltará un olor fuerte a sulfuro, se pone verde oscuro y pierde vitaminas y minerales.