11Jul

¿Gazpacho o salmorejo? Diferencias entre las dos recetas que deberías saber

¿Gazpacho o salmorejo? Diferencias entre las dos recetas que deberías saber

En pleno verano se ponen en cabeza dos de las recetas más refrescantes y ligeras que tenemos en nuestra gastronomía. Hablamos del gazpacho y del salmorejo. Dos platos ligeros que no fallan en los menús veraniegos.

Pero, a ti ¿Cuál te gusta más? ¿El gazpacho o el salmorejo? ¿O los dos? Si todavía no te has decidido desde Bonduelle queremos que sepas un poquito más de estas dos recetas y sus diferencias ¡Toma nota!

Aspecto: Dos recetas muy parecidas

Si nos ponen delante un plato de gazpacho y otro de salmorejo podemos comprobar que a la vista son bastante parecidas. Dos sopas frías elaboradas con hortalizas entre las cuáles destaca el tomate.

Las distinguimos por su textura. El salmorejo tiene un color rojizo y una textura más cremosa y el gazpacho (si hablamos de la receta tradicional) aunque también es rojo su textura es más líquida, ya que contiene más cantidad de agua.

Ingredientes: Qué ingredientes lleva cada receta

Estos son los ingredientes que lleva cada plato

Salmorejo: Tomates maduros, ajo, pan duro (de aquí que sea más cremoso), aceite de oliva y sal. Una vez triturado se le puede añadir, un huevo duro y unos taquitos de jamón. En el salmorejo se echa más cantidad de pan duro y de ajo en comparación con el gazpacho.

Gazpacho: Tomates maduros, ajo, pan duro, aceite y sal. Estos son los ingredientes que comparte con el salmorejo pero la diferencia está en que se le añade, pepino, pimiento verde, vinagre y agua.

El gazpacho además del tradicional tiene más variantes en la receta. Puede haber gazpacho de remolacha, de sandía e incluso de manzana. Aquí te dejamos algunas de estas recetas.

Sabor: Dos sabores intensos y diferentes

Si probamos los dos platos comprobaremos que no saben igual. Es cuestión de la cantidad de cada ingrediente que le eches a cada receta, pero comúnmente, el salmorejo tiene un sabor más a tomate y a ajo, y el gazpacho, a tomate y a vinagre. Aunque como decimos, tendrá que ver con las cantidades con las que se elaboren.