12Abr

Cenas para niños: Trucos para que tus cenas sean más divertidas

Cenas para niños: Trucos para que tus cenas sean más divertidas

Todos sabemos que en ocasiones, preparar la cena para los peques puede resultar agotador.

Sin duda, lo último que apetece al llegar a casa tras una larga jornada es tener que pelear con los peques de la casa para que se terminen la cena, si además no les gusta demasiado comer, se aburren o tener que comer sano se convierte en un drama, la hora de cenar puede llegar a transformarse en una auténtica pesadilla.

Mucha gente se pregunta ¿qué puedo hacer para que eso cambie y tanto niños como padres podamos disfrutar tranquilamente de la cena? A veces, la respuesta a esta pregunta es mucho más sencilla de lo que parece, simplemente se trata de no convertirlo en una obligación sino en una diversión.

Por eso a continuación, os dejamos una serie de recomendaciones y trucos fáciles los cuales confiamos en que os ayuden a transformar las cenas en un rato divertido y agradable para toda la familia.

1. Haz que participen 

Los niños son curiosos por naturaleza, si les animas a que te ayuden a elaborar platos sencillos y coloridos que atraigan su atención como puede ser una ensalada de espinacas, tomate, queso fresco, remolacha y maíz Bonduelle, no solo conseguirás que se diviertan sino que además posiblemente se sientan muy orgullosos de su trabajo, ocasión perfecta para que les animes a cenársela.

¡Este truco puede provocar que salga de ellos, en un futuro, querer volver a ayudar a preparar la cena!

leon verduras

2. Muéstrales una cena con apariencia atractiva

En ocasiones, abusamos de platos demasiado sencillos para las cenas como pueden ser las croquetas o tortillas francesas que no dicen demasiado, esto puede cambiar si le echamos un poco de imaginación a los platos que se cocinan y les damos una forma divertida.

Puedes hacer algún dibujo con la propia comida como por ejemplo un león de pasta con un hocico de verdura, una cara de guisantes Bonduelle o versionar platos que conocen de una forma menos sana y transformarlos en una receta saludable con verduras como puede ser por ejemplo tortitas de zanahoria. 

3. Sistema de recompensas

Prepárales un juego en el que, cada vez que se animen a probar un sabor nuevo o terminen la cena, se les recompense con una puntuación de pegatinas. Cuando alcancen la puntuación final, premiales con un plan que les encante, es preferible un buen plan a comida basura o chuches porque entonces se transmitiría un mensaje erróneo.

4. Aliméntate sano

Es importante dar ejemplo con nuestros actos ya que los pequeños de la casa son muy observadores y tienden a imitar las conductas que ven a su alrededor. Seguramente si te ven comiendo sano y disfrutando con ello, lo percibirán como positivo y se animarán ellos también. Las cenas saludables son sin duda una buena oportunidad para preparar alimentos ricos en fibras o vitaminas para toda la familia, así que ¡no las dejes escapar!

5. Enséñales de donde procede lo que comen

Sin duda a partir de esta iniciativa puede surgir un día muy divertido, es una ocasión perfecta para acudir al campo y enseñarles como crecen en los huertos lo que más tarde comerán en una cena saludable. Seguramente su curiosidad innata les llevará a hacer un montón de preguntas que puedes usar para animarles a que comprueben algunas de ellas mientras disfrutan de la cena.

huerto verduras


6. Utiliza platos y cubiertos divertidos

Puedes ayudarte de los típicos cubiertos o tazas que cambian de color según la temperatura, no sólo pueden ayudar a que los niños se entretengan y vayan cenando casi sin darse cuenta, sino que además, pueden servir para que empiecen a cenar con cierta autonomía distinguiendo cuando pueden probar o no la cena en función de la temperatura.

Hacer una cena saludable y una cena ligera es importante para toda familia, no sólo porque es beneficioso para la salud, sino porque además nos permite dormir mejor. Esto se traducirá en una mayor producción de hormonas que prevendrá el envejecimiento de las células.

Confiamos en que con estos trucos y recomendaciones que os hemos dado, no sólo cuidéis de vuestra salud, sino que además podáis disfrutar de un rato divertido con todos los miembros de vuestra familia ¡Bon apetit!