27Jun

Cenas ligeras: Recetas digestivas para cenar en verano

Cenas ligeras: Recetas digestivas para cenar en verano

Llega el verano y con el verano el calor, así que lo último que nos apetece es ponernos a preparar copiosas cenas e irnos a la cama con la sensación de estar a punto de explotar, que no solo nos generará malestar sino que además dormiremos bastante peor.
Conscientes de ello, hemos pensado en recomendaros una serie de cenas que no solo son sanas, sino que además son ligeras y saludables. Estas cenas, permitirán a tu cuerpo descansar y levantarse con más energía, ya que tu metabolismo habrá trabajado mejor sin tener que haber hecho un sobreesfuerzo por la noche.
Las cenas ligeras ayudan, pero también es importante esperar un rato antes de irse a descansar ya que de esta forma permites que tu cuerpo digiera mejor los alimentos.

Recetas para cenas ligeras y saludables 

1. Huevo escalfado con tomate y verdura

ensalada espinacas post

Te presentamos una cena ligera, en la que posiblemente, la parte más complicada de este plato sea la elaboración del huevo escalfado. La técnica consiste en cocer el huevo a una temperatura que no supere los 80° en abundante líquido y en una cacerola al fuego.
A continuación, añadimos verduras como espinacas, con las que podemos hacer una cama en la que repose el huevo escalfado y un sumarle un tomate que previamente hayamos asado ¡Rico, rico!

2. Ensalada caprichosa de verano. 

¡Una ensalada siempre es un plato acertado para las cenas ligeras de verano! En este caso, os sugerimos una de las más frescas que existen. Para ello necesitaremos los siguientes ingredientes: un mango, dos aguacates, cuatro cogollos, un paquete de surimi, un paquete de salmón, un bote de brotes germinados de Bonduelle, tacos de quesos variados y realizar una vinagreta de vinagre de jerez, mostaza de djon, sal y miel.
Cuando hayamos cortado los cogollos en juliana y el mango y los aguacates en cuadraditos, añadiremos el salmón y el surimi cortado junto con los tacos de queso. Una vez tengamos todo, prepararemos la salsa que añadiremos junto con la sal al resto del plato y la ensalada estará preparada para tomar.

3. Pizza rústica jardinera con anchoas y gorgonzola

pizza rústica post

Sí, en verano también apetece comer lo que denominamos como fast food (comida rápida), pero si es sana, mejor que mejor. Por eso nuestra propuesta es una pizza para la que necesitarás: una lata de anchoas, 4 tomates pera, un pimiento verde, otro rojo, una cebolleta, una bolsa de canónigos, aceitunas negras, 150gr de queso mascarpone y gorgonzola, aceite de oliva virgen extra, sal, tomillo, vinagreta. 

Necesitarás poner los tomates en una sartén con un poco de tomillo para sazonarlos, una vez estén hechos ponlos encima de la masa y aplástalos cun tenedor aderezándolos al mismo tiempo con sal y aceite de modo que se quede como una salsa de tomate por encima.
Después, agrega el pimiento rojo y verde que previamente hayas cortado en tiras, incorpora también las aceitunas negras, el queso desmenuzado y las anchoas, todo bien repartido por toda la masa de la pizza.
Hornea a máxima potencia en la parte inferior del horno, para que se vaya derritiendo, pero sin quemarse durante unos 5-6 minutos. Cuando haya pasado este tiempo adereza las hojas de canónigos con sal y vinagreta y colócalas sobre la pizza y… ¡Podrás empezar a disfrutar de ella!

4. Bol de kale con quinoa y edamame

Es probable que últimamente hayas escuchado hablar mucho del kale ya que se ha convertido en un alimento estrella. Esto es debido a que, esta col rizada contiene un montón de propiedades y beneficios para la salud como el tener poca grasa, pocas calorías y además es uno de los alimentos más densos en nutrientes.
Si además al kale le sumas la quinoa, que es otro alimento estrella debido a su bajo índice glucémico y su alto contenido en fibra, y el edamame, que no solo es un entrante saludable sino que, también puede servir de acompañamientos en las ensaladas ¡tendrás una súper cena!
Esta receta es muy sencilla, simplemente necesitarás kale picado fino, un poco de aceite de oliva, un poco de vinagre, un par de latas de un Toque de Bonduelle (uno de quinoa y otra de edamame) un poco de miel, nueces y perejil fresco.
Para elaborar esta receta, coges un bol, echas cada producto, luego le sumas el aliño, lo remueves bien todo y ¡listo!

5. Sopa fría de zanahoria coco y jengibre

sopa zanahoria post

Cuando el calor aprieta el gazpacho es la sopa fría por excelencia, sin embargo hay mundo más allá, por eso os animamos a probar cosas tan sencillas y ricas como esta sopa.
Para elaborar esta receta ligera, necesitarás unas cuantas zanahorias, una cebolleta, un diente de ajo, un poco de jengibre, 100 ml de leche de coco, medio limón, aceite de oliva, sal y 1 litro de caldo de verduras.
Empezamos picando la cebolleta, y pelando las zanahorias en rodajas. Después pelamos el ajo y lo picamos, y hacemos lo mismo con el jengibre. Lo siguiente es calentar el aceite en una olla para pochar la cebolleta, añadimos la zanahoria con un poco de sal y la cocinamos durante 6-7 minutos a fuego lento para que quede un poco dorada. Añadimos el ajo y el jengibre y lo cocinamos uno o dos minutos. Incorporamos el caldo, tapamos y dejamos cocer unos 20 minutos a fuego lento o hasta que la zanahoria esté blanda.
Por último, apagamos el fuego y dejamos enfriar. Cuando ya esté frío añadimos leche de coco, un chorrito de zumo de limón y trituramos hasta conseguir una crema con textura, pero intentando que quede fina.

Y después de estas recetas ¡A disfrutar del verano y las cenas ligeras!